Buscar

Trump pone a 50,000 empleos en jaque tras sus propuestas para el TLCAN

Las demandas y expectativas del presidente para el tratado norteamericano conllevarían a su inminente eliminación, lo cual propiciaría la fuga de varias empresas a nuevos mercados.

Trump pone a 50,000 empleos en jaque tras sus propuestas para el TLCAN
Países que forman parte del TLCAN. / youtube.com
Países que forman parte del TLCAN. / youtube.com

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Economía. Twitter: @mundiario

Estados Unidos ha dejado claro que está dispuesto a romper de forma definitiva el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) luego de que propusiera que el mismo venciera de forma automática en un plazo de cinco años. La maniobra de Donald Trump y su Administración han enfadado a sus dos socios (Canadá y México), pero lo cierto es que incluso su mismo país podría terminar pagando serias consecuencias de esta nueva ocurrencia presidencial.

Y es que la quiebra de este tratado arrastraría la eliminación automática de hasta 50,000 empleos. De paso, las empresas deberán pagar aranceles más altos por enviar sus productos a los dos lados de sus fronteras, anticipa un estudio difundido este jueves.

Negociadores de los tres países participantes se encuentran congregados en Arlington, Virginia, esta semana a fin de emprender la cuarta ronda de revisión de este pacto firmado hace 23 años, el cual autoriza el movimiento de vehículos y partes por las fronteras de los tres sin necesidad de pagar aranceles.

El presidente republicano nunca se ha cortado la lengua en sus críticas al TLCAN porque el mismo priva a su país de puestos manufactureros en beneficio de México, por lo que desde su campaña prometió revisar el acuerdo o, si no le gusta lo que ve, abandonarlo a fin de reducir el déficit comercial estadounidense, que es de 64,000 millones de dólares, con su bilipendiado vecino del sur.

No obstante, suprimir de forma definitiva el TLCAN llevaría a una reversión completa de los aranceles siguiendo las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), de acuerdo a un estudio hecho por el Boston Consulting Group y citado por Forbes, financiado por la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos de Estados Unidos (MEMA, por su sigla en inglés). Hoy en día, la industria de autopartes en Estados Unidos da empleo a 870,000 personas.

En México y Canadá no lo ven con tan malos ojos, o al menos no les iría tan mal puesto que ya de entrada cobraban aranceles más altos que Estados Unidos y regresarían a esos niveles previos. Aparte, muchas compañías perderían interés en establecer sus fábricas en Estados Unidos, por lo que decidirían mudarse a países que les representen costos más bajos, como China.

La cantidad de despedidos a raíz de estas modificaciones podría llegar hasta 24,000 personas si las renegociaciones conducen a requerimientos por contenido de América del Norte y específicamente Estados Unidos, explica el estudio citado.

Los encargados de negociar el TLCAN se preparan para afrontar nuevas y cada vez más difíciles exigencias de Washington para que incrementen el contenido regional para autos partiendo desde un 62,5% hasta un 85%, con un 50% desde los Estados Unidos, de acuerdo al mismo medio en su cita a fuentes internas.

Según Ann Wilson, vicepresidenta senior y jefa para asuntos de gobierno de MEMA, el alza a los umbrales de contenido automor y la obligación de los fabricantes de verificar que las piezas que utilizan sean 100% estadounidenses podría llevar a muchas a fugarse a Asia y renunciar así a los beneficios del TLCAN, explica el mismo medio en su edición mexicana. En contraparte, las empresas podrían enviar más productos desde países cuyos costos de producción fueran más bajos, pagando así aranceles estadounidenses que oscilen entre el 2.5% y el 5.0%.

En otras palabras, Trump puede haberse metido zancadilla en su intento de forzar la salida de los demás.