Buscar

Un sindicato poderoso quiere que Volkswagen se mantenga fuera de la campaña alemana

La petición titulada “¡Es suficiente!”, circuló en las plantas de automóviles de todo el país a medida que se aproximan las elecciones parlamentarias.

Un sindicato poderoso quiere que Volkswagen se mantenga fuera de la campaña alemana
Volkswagen. / volkswagen.com
Volkswagen. / volkswagen.com

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

El poderoso sindicato alemán IG Metall quiere que los políticos mantengan el Dieselgate y deduzcan responsabilidades sacando a la industria automovilística de la campaña para las elecciones parlamentarias de septiembre próximo.

En una circular titulada "Es suficiente” se pide a los más de 120.000 trabajadores que firmen una carta que diga a "todos los políticos responsables" a nivel nacional y estatal que dejen de "atraer a los empleados de Volkswagen a la campaña electoral", dijo un portavoz del sindicato. El mes pasado, surgieron informes de que Volkswagen coludió con otros grandes fabricantes de automóviles durante décadas para frustrar la competencia, lo cual se sumó al escándalo de Dieselgate de 2015, que reveló que la firma utilizaba software especial para engañar en las pruebas de emisiones.

El intento por eliminar el tema de la agenda de la semana pasada fracasó en una reunión entre directores ejecutivos y políticos en Berlín que terminó con un acuerdo que es considerado como una importante concesión a la industria automotriz alemana.

La reacción crítica contra la "cumbre del diésel" provocó severas advertencias a los gigantes de automóviles de todo el espectro político. Aún así, dos de cada tres alemanes siguen creyendo que sus políticos son demasiado blandos en la industria, según una encuesta para la emisora ​​pública ARD.

IG Metall argumenta que las acusaciones que se están lanzando alrededor de Volkswagen equivalen a una campaña política de partidos disimulados antes de las elecciones nacionales de septiembre y un voto regional que se llevará a cabo en octubre.

El sindicato más grande de Alemania tiene una fuerte influencia sobre los políticos del país. Esto fue evidente cuando los directores de las compañías y los políticos se sentaron para la cumbre de diésel la semana pasada en Berlín, y IG Metall era el único grupo que representaba a los empleados de la industria.

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía