Buscar

El peso mexicano inició la semana con un mínimo histórico a 22.02 por dólar

La profecía de terror sobre la moneda empieza a cumplirse en una semana vital para el nuevo Gobierno de Estados Unidos. La depreciación del peso ha sido constante desde 2012.

El peso mexicano inició la semana con un mínimo histórico a 22.02 por dólar
Banco de México. Juarez Noticias
Banco de México. Juarez Noticias

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política.

El peso, el indicador de la economía mexicana por antonomasia, se desplomó hasta niveles históricos, alcanzando un valor 22.02 por dólar en ventanillo y de 21.76 en el interbancario. Pese a que esta precipitación se atribuye a una conferencia de prensa que Donald Trump tiene programada para hoy y en la que probablemente critique a México, lo cierto es que eso no es más que una carga más que arrastra la malograda moneda.

Desde que Enrique Peña Nieto tomó el mando del país en diciembre de 2012, la divisa ha perdido su valor en casi un 70% frente a los billetes verdes. Esta caída se ha agravado en el último año. La aparición de Trump en la política, sus amenazas contra México y su incomprensible crecimiento y victoria electoral de noviembre del año pasado han golpeado con puños de acero las barreras que protegían al peso al punto de dejarla desnuda en medio de la nada.

Pero al menos el peso no está solo. La inflación ha empezado a agitarse y, golpeada por los constantes aumentos de los tipos de interés, cerró el año en un 3.36%, el porcentaje más alto desde 2014. Y la previsión es que para los próximos meses supere el 4% como consecuencia del aumento a los precios de la gasolina (del 14% al 20%).

La inversión extranjera también empieza a descarriarse. Durante años el capital de empresas transnacionales fue el mayor apoyo de México, pero las medidas proteccionistas de Trump, que ha amenazado a empresas estadounidenses con imposiciones y aranceles más altos si llevan sus plantas de producción a territorio mexicano, ha volteado totalmente este apartado. Algunas firmas como Ford han renunciado a sus proyectos de inversión (1.600 millones de dólares) mientras otras como Fiat Chrysler al menos han disimulado, aunque de mala forma, al decir que invertir al sur del río Bravo es "una gran locura". Las previsiones del recorte de inversión son de un 30% en el Citibanamex, filial mexicana de Citibank, que en términos monetarios es de 35.800 millones. Si se rompe el Tratado de libre comercio de América del Norte, el recorte sea mayor.

Con las aguas tan agitadas nadie se atreve a vaticinar alguna mejoría. Pese a las previsiones optimistas, el verse tan cerca de la Casa Blanca no ha cambiado para nada el proceder de Trump. Al contrario, a medida que se acerca el día de su asunción, sus diatribas aumentan hasta el punto que una simple comparecencia ante los medios hace que la moneda mexicana prosiga su derrumbe. En apenas 11 días de año, el peso ha perdido ya un 4% de su valor.

Se espera que el Banco de México intervenga en la venta controlada de dólares para bajar la presión sobre el peso, pero eso es una salida temporal. La semana pasada, frente a un nuevo golpe cambiario, el banco intervino con 2.000 millones de dólares. Esta semana se comprobó que aquella maniobra apenas surtió efecto. La tendencia señala el camino hacia la erosión y el contexto internacional no invita al optimismo. Trump será coronado como presidente el 20 de enero, por lo que el caos, el verdadero caos, ni siquiera ha empezado. @hmorales_gt

 

ADVERTISEMENT