Buscar

¿Permitirá Xi Jinping una China más orientada al mercado?

Después de consolidar el poder en el reciente congreso del partido, una pregunta clave es si Xi Jinping, enfrentando grandes deudas, abrirá más la economía de China.

¿Permitirá Xi Jinping una China más orientada al mercado?
Xi Jinping, presidente de China. / RRSS
Xi Jinping, presidente de China. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

El congreso del Partido Comunista de China, que se realiza dos veces por década, concluyó el pasado 26 de octubre con Xi Jinping, el líder del partido y el presidente, haciéndose de un lugar junto al líder revolucionario Mao Zedong en el panteón de los héroes chinos modernos. Al dirigirse a sus camaradas, Jinping se centró en las contradicciones que enfrenta el partido para conducir a China hacia un futuro más brillante, del mismo modo que Mao destacó las "contradicciones de clase" varias décadas antes.

Pero la reunión del partido hizo poco para aclarar cómo el liderazgo planea manejar los desafíos que hierven a fuego lento dentro de la segunda economía más grande del mundo, y especialmente dentro de su caótico sistema financiero. Hasta ahora poco ha hecho Xi Jinping por las dolorosas reformas necesarias para reequilibrar la economía de China de su fuerte dependencia de la inversión en la construcción y las exportaciones.

Lo que sí ha hecho el presidente chino es consolidar un tremendo poder político. Ahora la pregunta es cuánto de eso se convertirá en reformas económicas. Por ahora, Xi Jinping parece preferir usar su "Iniciativa Un Cinturón, Un Camino" para expandir las cadenas de suministro chinas y el acceso al mercado, así como su influencia geopolítica, en todo el mundo en desarrollo. Pero en el frente doméstico las reformas parecen llegar de forma muy lenta y gradual.

Las perspectivas para reformar los mercados financieros en desarrollo de China y el sistema bancario siguen oscurecidas, en parte, por un retraso en el momento de nombramientos clave, como un sucesor para el antiguo presidente del Banco Popular de China. Se cree que algunos líderes del partido recién nombrados, incluido el consejero económico cercano del presidente, respaldarán más reformas orientadas al mercado. Pero el tono general del congreso al respaldar una mayor participación del Partido Comunista en la economía y las empresas, es motivo de preocupación para algunos observadores de China.

Ya que se teme que los conservadores del partido prevalezcan sobre los muchos reformistas económicos y financieros. Con la economía aún creciendo a un ritmo anual de más del 6%, y los mercados financieros aparentemente en equilibrio, el equipo de Xi puede afirmar que ha sobrellevado la crisis financiera posterior a 2008 sin grandes contratiempos.

Pero los crecientes niveles de deuda corporativa, bancaria y gubernamental han llevado al Fondo Monetario Internacional a dar la voz de alarma. La próxima década será crucial para saber la ruta que tomará el gigante asiático, uno con el que el mundo está mucho más interconectado de lo que piensa. @mundiario