Buscar

Múltiples compañías se encuentran bajo asedio en Venezuela

General Motors es una de las empresas que se irá de Venezuela, y está lejos de ser la única. El fabricante cerró operaciones después de que autoridades del gobierno tomaran una de sus plantas.

Múltiples compañías se encuentran bajo asedio en Venezuela
Las compañías se alejan cada vez más del país. / RRSS
Las compañías se alejan cada vez más del país. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

General Motors es tan sólo la última empresa multinacional en reportar problemas masivos de operaciones en Venezuela. El país está en medio de semanas de protestas sangrientas por parte de sus ciudadanos, los cuales exigen un cambio de gobierno después de años de turbulencia política y de grave crisis económica.

En 2015, Pepsi sufrió una pérdida masiva de 1.400 millones de dólares de sus negocios en Venezuela, a causa del desplome económico y político de ese país. En ese momento, Pepsi dijo que ya no contaría sus negocios en Venezuela como parte de sus ingresos totales.

Mondelez, el famoso fabricante de Oreos, canceló su negocio en Venezuela luego de haber perdido casi 800 millones de dólares el año pasado. Aunque vende Oreos y otros productos en Venezuela, no cuenta ese negocio dentro de sus operaciones generales. McDonald's todavía opera en Venezuela, pero en los últimos dos años ha tenido que detener temporalmente las ventas de papas fritas y Big Mac debido a la escasez de alimentos.

Delta , American Airlines, y United, y otras líneas aéreas siguen colectivamente tratando de recuperar $3.800 millones en ganancias congeladas en Venezuela. Lufthansa y Alitalia redujeron drásticamente los vuelos a Venezuela, o bien dejaron de volar allí por completo. Coca-Cola registró múltiples pérdidas en los últimos años en Venezuela, y temporalmente paró la producción allí el año pasado debido a la falta de suministro de azúcar en el país.

Venezuela es el hogar de las mayores reservas de petróleo del mundo. Eso solía atraer a los proveedores de servicios de petróleo como Baker Hughes y Schlumberger, pero en el último año han cerrado algunas de las plataformas que drenan el petróleo de Venezuela, citando facturas no pagadas por parte del gobierno. Es una de las principales razones por las que la producción petrolera de Venezuela está en fuerte declive.

Debido a la crisis económica, los venezolanos siguen viviendo a través de la escasez de alimentos y medicinas, junto con los precios al alza de los pocos productos que están disponibles. Las importaciones de alimentos cayeron un 50% el año pasado, lo cual es un desastre en un país que no cultiva su propia comida, después de años de que el gobierno descuidara los vastos recursos agrícolas del país.