Buscar

La integración de Pastor, Popular y Santander en Galicia, una oportunidad para Abanca

La cultura del Pastor –y de muchos de sus clientes, especialmente en los pueblos y en el rural– parece más afín a la de Abanca que a la de un banco como el Santander, que en cambio podría tener oportunidades en medios más urbanos.

La integración de Pastor, Popular y Santander en Galicia, una oportunidad para Abanca
Juan Carlos Escotet. / Mundiario
Juan Carlos Escotet. / Mundiario

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

En un país como España sujeto a grandes sobresaltos y graves escándalos financieros –el último, la pérdida de sus acciones para 300.000 inversores en el Banco Popular– no pasa inadvertido que sea un financiero venezolano, Juan Carlos Escotet, quien esté poniendo un poco de orden en el sector. En su caso, desde Abanca, fuertemente implantado en Galicia pero cada vez más presente fuera gracias a la Red, para lo que aprovecha los puntos fuertes de una buena informática ya heredada de la banca electrónica de Caixa Galicia, con José Manuel Valiño Blanco al frente.

Tanto es así, que en 2016 Abanca consolidó la evolución positiva de sus fundamentales en términos de rentabilidad, crecimiento del negocio minorista y calidad de los activos, por lo que ahora, con un 14,7% de CET 1 se mantiene entre las entidades más solventes del sector financiero español.

Abanca obtuvo un beneficio neto de 334 millones de euros en 2016 y elevó la rentabilidad al 9,7%. A su vez, la morosidad se redujo un 20%

Abanca obtuvo un beneficio neto de 334 millones de euros en 2016 y elevó la rentabilidad al 9,7%. El margen comercial recurrente avanzó un 12% pese al contexto de tipos mínimos y los ingresos por prestación de servicios aumentaron un 5,9%. A su vez, la morosidad se redujo un 20% y se situó en el 6,8%, con una cobertura de los activos problemáticos del 54%. Con 13.000 millones de volumen financiado, en 2016 se concedieron por parte de Abanca 3.000 millones de euros en circulante a empresas y autónomos, un 27% más que en 2015.

No puede perderse tampoco de vista que la financiación de Abanca a las empresas gallegas genera un impacto del 11,13% sobre el PIB de la comunidad autónoma, según un estudio realizado con datos de 2015 por el Grupo de Análisis y Modelización Económica (GAME), adscrito al Instituto Universitario de Estudos e Desenvolvemento de Galicia (IDEGA) de la Universidad de Santiago de Compostela. En otras palabras, los recursos canalizados por el banco de Juan Carlos Escotet al tejido productivo gallego ya supusieron un impacto de 6.210 millones en valor añadido bruto en 2015. En términos de empleo el impacto se cifra en 131.900 personas, el 11,82% de los puestos totales y la actividad vinculada más directamente al funcionamiento de Abanca se tradujo en un impacto del 1,42% del PIB y del 1,43% del empleo de Galicia, donde la entidad financiera dispone de 3.030 proveedores, a los que proporciona una facturación anual total de 167 millones de euros.

Seis de cada diez sucursales bancarias en Galicia quedan en manos Abanca y Santander, por lo que ahora el banco de Escotet tendrá nueva competencia en Galicia

Seis de cada diez sucursales bancarias en Galicia quedan en manos Abanca y Santander, por lo que ahora el banco de Escotet tendrá nueva competencia en Galicia. El Santander, que integrará en su unidad española al Popular y al Pastor, le plantará cara con una red muy amplia, que deberá reestructurar. Pero lejos de perder posiciones, Abanca podría aprovechar esta oportunidad de competir con el líder financiero español.

El resultado dependerá mucho del acierto del renovado equipo de gestión de Francisco Botas pero la estrategia de fondo de Juan Carlos Escotet inspira cierta confianza, a la vista de sus números en los últimos tres años. Además, el Santander deberá hacer muchos deberes internos, que podrían tener costes sociales importantes en toda Galicia.

La cultura del Pastor –y de muchos de sus clientes, especialmente en los pueblos y en el rural– parece, por otra parte, más afín a la de Abanca que a la de un banco como el Santander, que en cambio podría tener oportunidades en ambientes más urbanos, con una competencia más abierta. Sea como sea, la batalla financiera está servida y promete ser interesante. @mundiario

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía