Buscar

ING da por hecho que el acuerdo con el Popular por los cajeros no corre peligro

"Al Banco Popular le van a seguir interesando esos ingresos", dice César González-Bueno, consejero-delegado de ING, en la UIMP.

ING da por hecho que el acuerdo con el Popular por los cajeros no corre peligro
César González-Bueno, consejero delegado de ING, en la UIMP. / APIE
César González-Bueno, consejero delegado de ING, en la UIMP. / APIE

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

ING da por hecho que el acuerdo con el Banco Popular por los cajeros no corre peligro. "Al Popular le van a seguir interesando esos ingresos", dijo César González-Bueno, consejero-delegado de ING para España y Portugal, durante un curso de la UIMP organizado por la APIE. Añadió que si se rompe el acuerdo con el Popular "habrá otro salvo que existan prácticas restrictivas a la competencia".

César González-Bueno habló también del punto de inflexión que supuso el año 2011 para ING, cuando por primera vez en el mundo se vendieron más teléfonos móviles que ordenadores personales. El banco se hizo 100% móvil y “con 3,6 millones de clientes y 1,7 millones de clientes de cuenta nómina, teníamos 23,5 millones de contactos al mes”.

 

César González-Bueno, consejero delegado de ING. / APIE

 

El móvil es el presente y el futuro de la banca, y, para González-Bueno, la mejor herramienta para medir la digitalización. “Es lo que ha revolucionado la relación con los clientes. Se relacionan con el banco tres veces más, compran dos veces más, y están en conjunto más satisfechos”, añadió. “Creemos que en 2020 el móvil será el canal que más negocio genere”, concluyó.

En cuanto al futuro del negocio bancario, González-Bueno apostó por aprovechar este aumento de la relación con el cliente para ofrecerle una atención más personalizada, ya que, según declaró, “los clientes quieren que se les coja de la mano en los momentos difíciles, y esos momentos son cuando tienen que decidir en qué van a invertir”. De hecho, anunció que los próximos pasos de ING Direct irán por la “democratización de la inversión, que hasta ahora ha estado en manos de la banca privada”, que requiere unas cantidades mínimas muy elevadas para poder invertir. “Queremos hacer lo mismo que hicimos con el ahorro: ponerlo al alcance de todos”.