Buscar

General Motors comunica que cerrará operaciones en su planta de Venezuela

El consorcio estadounidense ha confirmado que cerrará sus instalaciones en Valencia, siguiendo así los pasos de muchas de sus competidoras directas.

General Motors comunica que cerrará operaciones en su planta de Venezuela
Planta de General Motors en Venezuela. / Twitter
Planta de General Motors en Venezuela. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política.

General Motors cesará de forma inmediata sus operaciones en Venezuela, según explicó el consorcio estadounidense este mismo jueves. Esta decisión llega tras una denuncia hecha por la fabricante el pasado miércoles, en la que aseguraba que las autoridades locales les habían confiscado su instalación industrial en Valencia, una ciudad localizada a 150 kilómetros al oeste de la capital, Caracas. El sistema de Justicia venezolano realizó un embargo como parte del juicio que enfrenta General Motors contra un concesionario de Chevrolet en Maracaibo. El concesionario de dicha marca, que pertenece a General Motors, denunció a la compañía en el año 2000 luego de rescindir un contrato por "ineficiente desempeño", explican medios locales.

La cantidad de dinero en litigio llega a unos 4.760 millones de dólares, equivalente a unos 476.000 millones de bolívares y unos 103 millones de euros, de acuerdo al sitio Dolartoday. General Motors, que cuenta con una planta en la república bolivariana para fabricar hasta 45.000 unidades, aunque desde hace dos años tenía su actividad prácticamente en mínimos, ha emitido un comunicado para expresar su lamento por la cifra solicitada por el demandante, pues la misma "excede toda lógica y haría inviable las actividades de GMV [General Motors Venezuela] de forma permanente", cita El País. De igual forma, ha dicho que este embargo es "mprocedente, absurdo, fuera de la lógica jurídica y del debido proceso. GMV está tomando todas las medidas legales a su alcance con el fin de proteger los derechos de sus trabajadores y de sus bienes".

"Ayer, la planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, impidiendo las normales operaciones", lamenta la empresa en el mismo comunicado. La notificación de la confiscación la recibieron de parte del juzgado del Estado Zulia, según cita El País al diario local El Carabobeño. El consorcio compartió de que otros de sus activos, como vehículos, fueron "retirados ilegalmente de sus instalaciones", y agregó que este embargo arrastrará consecuencias "irreparables" a la compañía misma, sus 2.678 trabajadores locales, 79 concesionarios y sus proveedores.

La confiscación de la planta de la firma cae en plena crisis económica e institucional que ha hecho a otras empresas de los Estados Unidos a retirar sus operaciones de la república bolivarian. A inicios del año pasado, Ford anunció que cancelaba oficialmente sus proyectos de inversión en el país. En el pasado, el Ejecutivo realizó expropiaciones, y a día de hoy la república bolivariana enfrenta hasta 20 casos de arbitraje internacional, según información que transmite la agencia Reuters.