Buscar

General Electric se espanta y recortar los dividendos para accionistas

El conglomerado reconoce los aprietos en que se ha metido por los pobres números de los últimos trimestres y recortar los beneficios que dará a sus accionistas desde diciembre.

General Electric se espanta y recortar los dividendos para accionistas
Sede de General Electric.
Sede de General Electric.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

La gigante electrónica General Electric ha sufrido un ataque de nervios en vista de sus números y ha reportado que recortó en un 50% su dividendo con el que premia la confianza y lealtad de sus padrinos. Esto se trata de una maniobra drástica considerando que es apenas la tercer vez en 110 años como empresa cotizada en Wall Street. La última vez que lo había hecho fue en la última crisis financiera. Antes de eso, hay que remontarse a la Gran Depresión para encontrar la primera vez que optaron por este recorte.

Este recorte aplicará desde diciembre de este mismo año. Así, el beneficio por título pasará de 0,24 a 0,12 dólares. "Entendemos la importancia de la decisión para nuestros accionistas y por eso no la hemos adoptado a la ligera", aseguró John Flannery, consejero delegado de la firma desde junio de este año.

Flannery no ha podido ocultar la situación que atraviesa el conglomerado, que en los últimos trimestres ha dado números flojos al punto que su flujo de caja se ha ido en picada a un ritmo más rápido de lo que había anticipado él y su equipo. "Creemos que esta es la decisión correcta para alinear el pago del dividendo con la generación de efectivo", prosiguió.

La noticia se hizo pública justo en la víspera de una reunión que sostuvo el mismo ejecutivo con los inversores a fin de explicar los nuevos proyectos. La idea de Flannery y los suyos en echar toda la carga sobre las ramas de aviación, salud y energía. Con esto espera soltar lastre, es decir deshacerse de líneas como las de bombillas o locomotoras para trenes, que son las más pequeñas.

Antes de que Flannery asumiera, su antecesor Jeff Immelt, debió transformar a fondo la empresa a raíz de la crisis financiera. Immelt se desprendió de NBCUniversal, la división de medios del conglomerado, así como la venta de negocio de electrodomésticos y desmontar su financiera GE Capital, que en su momento fue el gran sostén de la empresa. El plan es echar todas las fichas que le garantizara los mayores retornos.