Buscar

El futuro de los medios no está escrito pero todo indica que será muy diferente a lo que se conoce

Medios nuevos como eldiario.es o elconfidencial.com se abren paso en el sector de la prensa digital, donde llegan a competir y a veces incluso a dejar atrás a grandes cabeceras de la prensa impresa.

El futuro de los medios no está escrito pero todo indica que será muy diferente a lo que se conoce
Versiones responsive de Mundiario.
Versiones responsive de Mundiario.

Firma

José Luis Gómez

José Luis Gómez

Fundador y editor de MUNDIARIO, también es columnista de la agencia Europa Press. Tertuliano de TVG y Radio Galega, colabora en La Región. Dirigió Capital, Xornal y La Voz de Galicia. Ex director editorial de Grupo Zeta. Autor del libro Cómo salir de esta. Coeditor del Anuario del Foro Económico de Galicia. Twitter: @J_L_Gomez

La concentración empresarial en el sector de la comunicación trajo consigo cadenas de prensa impresa, de radio y de televisión, revistas, portales de internet, libros, cine y otras fórmulas de cultura y ocio, mientras que la diversificación del sector brindó a los lectores contenidos a través de webs, redes sociales, aplicaciones, cable, televisión por satélite, televisión digital terrestre, radio digital, prensa electrónica, comercio electrónico, etcétera.

Si descendemos en el análisis, vemos que la prensa es el medio de comunicación más veterano, probablemente el más influyente, quizá el más creíble junto con la radio y, hasta cierto punto, el más admirado en la profesión periodística. Ya no es, por el contrario, el medio más popular. Ni mucho menos el más inmediato, al menos si hablamos de la prensa impresa en rotativas. A cambio, es el más analítico: por eso lo que dice el periódico suele ir a misa o quedarse cerca. Con el permiso de las redes sociales, la prensa también suele ser el medio más comprometido, en el sentido que se moja abiertamente cada día, bien a través de comentarios firmados o de editoriales. Pero la clave parece estar hoy en día en crear contenidos que se lean –o vean–, como observa este post de Coobis titulado precisamente 6 pasos para hacer que los usuarios lean tus contenidos.

En España siempre ha habido tendencia a hacer buenos diarios, más próximos a la prensa de calidad que al sensacionalismo

A nivel empresarial, la prensa necesita tener accionistas, como cualquier otra compañía, pero sobre todo requiere el liderazgo de un editor y de un cierto saber hacer, porque una empresa periodística es eso y algo más, del mismo modo que los periódicos son algo más que papel con letra impresa. Los lectores lo saben mejor que nadie. O al menos lo sabían hasta ahora.

En España siempre ha habido tendencia a hacer buenos diarios, más próximos a la prensa de calidad que al sensacionalismo. Y la recuperación de la democracia, tras la muerte del dictador Francisco Franco, no hizo más que avivar la llama de la libertad que todo buen periodista lleva dentro. En esos años nacieron diarios como El País o El Periódico de Catalunya, cuya contribución a la defensa de las libertades y a la dignificación del periodismo quizá aún no hemos valorado en toda su dimensión. Pero no en todas las autonomías cuajaron proyectos equiparables a los de El País y El Periódico ni grupos como Prisa y Zeta.

Los diarios que hicieron periodismo y fueron honestos con sus lectores no solo consolidaron su posición, hasta convertirse en líderes en sus ámbitos de influencia, sino que contribuyeron a la modernización paulatina de la prensa que había tenido que convivir con el franquismo, en ausencia de libertad. Tanto es así que, siguiendo una tradición europea, se convirtieron en embriones de potentes grupos multimedia, capaces de desarrollar una estrategia de diversificación sectorial y territorial.

La crisis de 2008 y el desarrollo de internet, con nuevos operadores, alteraron el sector de la comunicación, ya que muchas empresas están en dificultades y otras no acaban de consolidar nuevos modelos de negocio

La crisis económica de 2008 y el desarrollo de internet, con nuevos operadores, alteraron el sector de la comunicación, ya que muchas empresas están en dificultades –muy endeudadas– y otras no acaban de consolidar modelos de negocio adaptados a los nuevos tiempos. Los editores ven ahora en Internet un vehículo para atraer a los lectores jóvenes, pero al igual que pasó con la prensa gratuita –venida a menos– se trata de un soporte que no siempre fideliza lectores, por mucho que pueda elevar su número. Medios nuevos como eldiario.es o elconfidencial.com se abren paso en el sector de la prensa digital, donde llegan a competir y a veces incluso a dejar atrás a grandes cabeceras de la prensa impresa.

El futuro de los medios no está escrito pero todo parece indicar que será muy diferente a lo que conocemos. Las primeras señales están a la vista, del mismo modo que la cuenta atrás para contar los años que durará la prensa impresa. @J_L_Gomez