Buscar

La Eurocámara eleva la cuota de energías renovables a un 35% para 2030

El Parlamento europeo vuelve a ir contra lo fijado por la Comisión Europea y sube el porcentaje de este tipo de energías para los países de la UE.

La Eurocámara eleva la cuota de energías renovables a un 35% para 2030
Imagen del Parlamento europeo. / Twitter
Imagen del Parlamento europeo. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

El Legislativo europeo ha subido la apuesta hecha por Bruselas para que la implantación de energías renovables para la década de 2020 sea mayor de la propuesta inicialmente. Eso se deduce del informe fiscal del ponente de la Eurocámara para esta materia. La Comisión Europea propuso que cuando menos el 27% del consumo total de energía en 2030 venga de fuentes renovables de la unión. La Cámara ha subido ese porcentaje hasta el 35% y de paso pidió que se recuperaran las metas nacionales vinculantes.

La Unión Europea debe decidir ahora si su proyecto es para convertires en la líder mundial contra el cambio climático o si simplemente se siente tan cautivada por este tipo de energías que está dispuesta a potenciar sus esfuerzos con tal de alcanzar nuevos y más elevados objetivos. La decisión será plasmada en la norma que establecerá los objetivos de energías limpias para 2030, puesto que los de 2020 (20% del total de la energía) ya se encuentran en vigor. El documento estará listo y será presentado en verano de 2018, según las primeras proyecciones. La negociación la llevará la Comisión Europea, los Gobiernos de los Estados integrantes del club y la Eurocámara misma.

La idea de la UE es llegar a 2030 con la reducción en un 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero (esos que, sesgún la comunidad científica internacional, provocan el calentamiento global) en relación a los niveles registrados en 1990. De momento, los instrumentos para alcanzar dicha meta siguen pendientes de aprobación. El sector energético por tanto es elemental.

A finales del año pasado, Bruselas enfiló el llamado paquete de invierno, su propuesta de directiva energética para el periodo comprendido entre 2020 y 2030. El objetivo se fijaba en que cuando menos un 27% del consumo total de energía para 2030 procederá de fuentes renovables en la UE. Los organizadores ecologistas y el sector de las energías renovables alzaron la voz por la poca ambición de aquel proyecto. Sus quejas aseguraban que la UE había elegido dejarse llevar y ralentizar el proyecto de la implantación de energías limpias que, tal y como demustra la subasta celebrada este miércoles en España, son cada vez más competitivas, recuerda El País.

El porcentaje de consumo de renovables pasó del 8.5% en 2004 al 16.7% en 2015. Bruselas admitió que solo con mantener la situación actual sin ninguna otra medida para 2030 se habrá llegado al 24.3% de energía renovable sobre el gran total. En ese porcentaje no se consideraron los avances tecnológicos que se han hecho en la industria eólica y solar, los cuales harán que sus costes vayan en descenso cada año.

De acuerdo al documento preparado por el socialista José Blanco, ponente del Parlamento continental para este tema, el objetivo para 2030 se alza al 35%. Este proyecto deberá recibir el visto bueno de la comisión de energía de la Eurocámara y del pleno. El Parlamento europeo está empeñado en llevar la contraria a Bruselas pues el año pasado avisó que la meta debía ser de, cuando menos, un 30%.

Objetivos por país

El plan europeo de renovables que se encuentra en vigor a estas alturas no da un objetivo global para el club continental, sino más explica solamente las metas conrectas a las que cada país debe llegar. La propuesta que la Comisión dio para 2030 no incluía este inciso. Para muchos Estados, estos objetivos nacionales son una carga de presión pues anualmente fallan en cumplir los objetivos. Para varios expertos, la exposición en público es una de las herramientas más eficaces en esta materia.

Aparte, la propuesta elaborada por Blanco y su equipo de trabajo también hace un esfuerzo por reforzar el autoconsumo a fin de evitar "las medidas gravosas" que bloqueen su desarrollo. También se pide suprimir los gravámenes de la energía autoconsumida o del almacenamiento si las instalaciones no se encuentran conectadas a la red, sigue el medio ya citado.

 

MUNDIARIO te ofrece la opción de suscribirte a otras noticias de Economía.