Buscar

China inicia una nueva fase en la carrera espacial al desarrollar el “motor imposible”

Científicos chinos afirman haber probado con éxito el motor de microondas conocido como EmDrive, un revolucionario invento que desafía a la física tradicional y que hará posible explorar el cosmos

China inicia una nueva fase en la carrera espacial al desarrollar el “motor imposible”
El motor EmDrive; un dispositivo que funciona sin combustible y que haría posible que los humanos pudiéramos viajar hasta los confines de nuestro Sistema Solar.
El motor EmDrive; un dispositivo que funciona sin combustible y que haría posible que los humanos pudiéramos viajar hasta los confines de nuestro Sistema Solar.

Firma

Juan Carlos Medina

Juan Carlos Medina

Periodista chileno licenciado en Comunicación Social egresado de la Universidad de Concepción, Chile.

Científicos chinos afirman haber desarrollado un prototipo de trabajo del fascinante motor espacial EmDrive, el cual funciona sin necesidad de combustible. El anuncio se realizó a través de la estación televisiva del país asiático, CCTV-2.

Este artefacto consiste en un motor de microondas que desafía las leyes de la física convencional. Ya en diciembre pasado, desde Beijing se informó que uno de estos modelos estaba a prueba a bordo del laboratorio espacial Tiangong-2.

Aunque no se proporcionaron mayores detalles acerca del diseño y funcionamiento, antecedentes previos extraídos de investigaciones desarrolladas por la Nasa en este campo, habían puesto en evidencia que existía la idea de desarrollar un tipo de dispositivo capaz de propulsar aeronaves espaciales prescindiendo de combustibles fósiles.

A pesar de lo escueto del comunicado, ya se conocía extraoficialmente las aspiraciones chinas de querer inaugurar una nueva etapa en la historia de la carrera espacial a partir de este resonante invento (cubrir grandes distancias planetarias), y de pretender lograrlo en un plazo que involucre el menor tiempo posible.

El EmDrive, es una revolucionaria tecnología, construida alrededor de un magnetrón generador de microondas, que junto a un aparato resonador, acumula energía de sus fluctuaciones. La emisión de microondas crea un efecto de resonancia al interior de la cavidad del motor, lo que finalmente generará la fuerza de empuje.

Conocido también como el “motor imposible”, debido a que los principios que originan su funcionamiento desafiarían las leyes convencionales de conservación de la energía, el EmDrive tiene la forma de un cono truncado y hermético, hacia cuyo interior el magnetrón impulsa la emisión de microondas.

 

Vídeo explicativo sobre los principio cuánticos sobre los que se fundamenta el funcionamiento del EmDrive.

 

Las microondas rebotan en el extremo contrario, provocando que la nave sea propulsada hacia adelante sin sufrir ningún escape de energía. Este sistema difiere notablemente de los actuales métodos de propulsión a reacción empleados en la puesta en órbita de satélites, a través de cohetes que consumen enormes cantidades de combustible, generalmente propergol sólido, que equivalen casi al doble del peso de la aeronave.

Este monumental consumo de combustible, tiene como objetivo producir la cantidad suficiente de energía, que permita a la nave espacial despegar y elevarse hacia el espacio exterior.

Los científicos concuerdan en señalar, que un sistema de propulsión de aeronaves basada en emisión de ondas electromagnéticas al interior de una cámara sellada, podría hacer posible que los humanos pudiéramos viajar en poco tiempo hasta los límites conocidos de nuestro sistema solar.

Si el concepto que desafía a la tercera ley de la física newtoniana (principio de acción y reacción) se hace realidad, se cree que el motor podría impulsar a una nave tripulada que llevara seres humanos a Marte, en un viaje que tardaría sólo 10 semanas.

 

enterprise-tos

Viajes como los de la nave Enterprise de la serie Star Trek, impulsada por un motor Warp, quizás estén más cerca de lo que pensamos.

 

Un informe publicado con anterioridad por expertos de la Nasa, define el funcionamiento del motor EmDrive como un “empuje constante”, que no requiere combustible, ni crea ninguna presión a consecuencia de la radiación dirigida.

Este documento publicado por un equipo de investigadores de la Nasa, suscitó controversia, debido al carácter inverosímil de la información que contenía. Y más aún, cuando éstos anunciaban en la publicación, el éxito alcanzado con los primeros prototipos construidos. Sin combustible para expulsar, el EmDrive violaría la tercera ley de Newton, que establece que para cada acción hay una reacción igual y opuesta.

Sin embargo, los supuestos logros tecnológicos alcanzados, presumiblemente, por la Academia de Tecnología Espacial de China (Cast), parecen confirmar lo que la Nasa ya había difundido previamente. En conferencia de prensa, investigadores del Cast informaron recientemente que el gobierno chino ha venido financiando investigaciones para el desarrollo de este tipo de tecnologías desde 2010, y aseguraron que uno de estos dispositivos ya está siendo probado en órbita terrestre baja.

Cast es una filial de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial China (Casc) y quien fabrica los satélites Dong Fang Hong.