Buscar

Aún quedan 1.600 millones de euros en billetes y monedas de peseta: ¿dónde están?

Desde 1868, la peseta había sido la moneda de curso legal en España y desde 1999 convivía con el euro. Pero el 19 de junio de 2001, la Real Casa de la Moneda dejó de fabricar pesetas. 

Aún quedan 1.600 millones de euros en billetes y monedas de peseta: ¿dónde están?
Monedas y billetes en pesetas. / Deia
Monedas y billetes en pesetas. / Deia

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario.

Con la llegada del euro las pesetas dejaron de ser de curso legal en España y las que quedaban en circulación fueron poco a poco desapareciendo. Pero aún quedan 1.600 millones de euros en billetes y monedas de peseta que no han sido cambiados por euros. ¿Dónde están?, se plantea el blog de Bankia.

Desde 1868, la peseta había sido la moneda de curso legal en España y desde 1999 convivía con el euro. Pero el 19 de junio de 2001, la Real Casa de la Moneda dejó de fabricar pesetas. Desde entonces, las que quedasen en circulación han podido canjearse en euros sin problemas y así, poco a poco, ha ido reduciéndose la cifra de billetes y monedas de peseta que existían en la calle.

Pero ese ritmo se ha ido frenando a medida que han pasado los años y el informe que periódicamente publica el Banco de España al respecto deja como resultado una constante cifra de 1.600 millones de euros que siguen perdidos en el limbo de las pesetas, tal como indicó El País. Cada mes la cifra se reduce en apenas un millón de euros, principalmente en billetes, ya que apenas baja en monedas.

A ciencia cierta, nadie sabe dónde están. Pero, como señaló ABC, se da por hecho que la mayor parte de ese dinero está olvidado, perdido o destruido: si alguien en 1987 decidió recurrir al viejo plan de guardar el dinero debajo del colchón y murió sin sacarlo de allí, lo más probable es que ese colchón y la funda en que estaba el dinero hayan ido a parar a algún vertedero y, tarde o temprano, destruido. O puede que siga allí sin que nadie sepa de su existencia.

La destrucción puede haber sido más fortuita: incendios, inundaciones y similares habrán acabado con billetes y monedas durante décadas hasta formar una pequeña montaña de dinero irrecuperable que nunca aparecerá.

Y si alguna vez has viajado a algún país con otra divisa sabrás que es casi imposible no volver con unas pocas monedas en el bolsillo, por más compras innecesarias que hagas en las tiendas del aeropuerto. Así que no sería de extrañar que los turistas que durante décadas visitaron España se fueran llevando pesetas que nunca llegarán a convertirse en euro.

Las pesetas que siguen vivas

Pero hay otra variable: el coleccionismo. Por un lado, el de particulares que, en el momento del cambio al euro, decidiesen guardarse unas pocas monedas y billetes por nostalgia. También están las pesetas que atesoran coleccionistas y anticuarios y que, por sus particularidades, tienen un valor numismático.

No es la única forma de vida que tienen hoy en día las pesetas, ya que pueden seguir utilizándose en algunos comercios que las aceptan como reclamo para atraer clientela que, de este modo, se ahorra el trámite de acudir a cambiarlas al Banco de España.

Es cierto que no son grandes cifras: la Praza de Abastos número uno de Ourense acumula cada seis meses unas 500.000 pesetas (3.000 euros) de los comerciantes que desde 2012 aceptan estos pagoscomo relató el periódico La Región. "Establecimos esta posibilidad de pago en pesetas hace unos cuatro años y ha funcionado muy bien, porque incluso nos ha traído gente que no solía comprar en el mercado", explicó el gerente al diario gallego.

Este mismo motivo es el que arguyen los comercios que, de Vilanova i la Geltrú al madrileño mercado de la Cebada, han apostado por esta estrategia de marketing. Las ventas, por supuesto, no se disparan, pero puede lograr atraer a algunos compradores o generar una publicidad positiva, ya que los clientes lo comentan y los curiosos se acercan a preguntar.

Esta estrategia, sin embargo, tiene un punto y final a tres años vista: el plazo para canjear pesetas por euros en el Banco de España concluye a finales de 2020. A partir de ese momento, los comercios ya no podrán cambiarlas y, por tanto, la larga historia de las pesetas llegará a su fin. Y es que, como ya ha explicado otras veces el blog de Bankia, el dinero nunca muere, pero los billetes y las monedas sí.