Buscar

El 70% de las aplicaciones comparten datos de sus usuarios con terceros

La privacidad es cosa del pasado, aunque en defensa de los desarrolladores vale decir que muchas veces esta invasión no es deliberada.

El 70% de las aplicaciones comparten datos de sus usuarios con terceros
Usuario de teléfono móvil.
Usuario de teléfono móvil.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

Formado en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala, es un comunicador social que colabora en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política. Twitter: @mundiario

Hay pocas advertencias tan inútiles como la de He leído y acepto los términos de privacidad y seguridad. La notificación está incluida por pura formalidad en prácticamente todas las aplicaciones de juegos, redes sociales, etc. Pues lo cierto es que los usuarios, la gran mayoría al menos, no se toma la molestia de leerlas. No obstante, es un mal hábito que debería empezar a cambiar, puesto que más del 50% de las aplicaciones descargadas a teléfonos y dispositivos móviles comparte la información de sus usuarios con terceras partes.

Narseo Vallina-Rodríguez y Skirkanth Sundaresan, investigadores especializados en temas virtuales, realizaron un estudio para determinar exactamente cuántas de las aplicaciones disponibles en el mercado comparten información de quienes las descargan. Para ello, crearon una aplicación que pudiera monitorear las vías de comunicaciones entre aplicaciones y terceros, como un espía digital.

Con asistencia de hasta unos 1.600 usuarios, los investigadores sometieron a investigación a unas 5.000 aplicaciones. Su recolección de datos empezó en 2015 y los resultados salieron a la luz hasta este año.

El total de aplicaciones que comparten información privada es sorprendente: 7 de cada 10 artilugios virtuales difundieron datos sobre sus usuarios.

En defensa de los fabricantes y desarrolladores de aplicaciones, eso sí, vale decir que muchas veces no son ellos quienes deliberadamente comparten esta información. Programar y lanzar una aplicación requiere de recursos que muchas veces los pequeños emprendedores no tienen, por lo que acuden a códigos preconstruidos y desarrollados por otras empresas. Gran parte de ese código es usado cabalmente para propósitos publicitarios, pero también hay otros menos invasivos. Por ejemplo, algunos de los códigos monitorean la actividad del usuario para que el desarrollador pueda mejorar su producto.

Una aplicación que conecte a una de seguimiento a terceras partes es, por tanto, un gran riesgo de privacidad. No obstante, estos investigadores, asegura Forbes, encontró que 750 de las 5.000 aplicaciones monitoreadas (15% de las aplicaciones) estaban conectadas hasta a cinco aplicaciones como la suya. 25% también resportaron al menos un único identificador, que puede ayudar a los anunciantes a seguir a los usuarios mediante cualquier dispositivo, incluyendo celulares y ordenadores portátiles.

 

 

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.