Buscar

Los 2 actores que podrían (si quisieran) evitar el "fuego y la furia" nuclear en Corea del Norte

La solución no militar más viable al enfrentamiento con Corea del Norte es lograr que China aplique presión. Pero eso no es tan fácil.

Los 2 actores que podrían (si quisieran) evitar el "fuego y la furia" nuclear en Corea del Norte
Vladimir Putin y Xi Jinping. / RRSS
Vladimir Putin y Xi Jinping. / RRSS

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @mundiario

El presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un están jugando un peligroso juego que podría resultar en consecuencias de magnitud nuclear. Corea del Norte llamó la atención del mundo cuando lanzó con éxito un misil balístico intercontinental por primera vez el 4 de julio. En respuesta, las Naciones Unidas aprobaron nuevas sanciones económicas contra Corea del Norte, algo que provocó una reacción airada del régimen.

Trump amenazó por su parte, y el resto es historia. Ahora, y en respuesta, Corea del Norte emitió una amenaza de ataques con misiles sobre el territorio de Guam, que pertenece a los Estados Unidos. Con las tensiones en aumento, es importante ser realista acerca de cómo se puede salir de este atolladero.

 

China

China ha aumentado su comercio con Corea del Norte en los últimos años y ha hecho poco para evitar las ambiciones nucleares de Corea del Norte, además de respaldar la última ronda de sanciones de las Naciones Unidas. Una rápida mirada a los datos, por muy turbios que sean, muestra cuánto apalancamiento tiene China, si desea utilizarlo.

En general, las exportaciones de un país a otro pueden explicarse principalmente por la distancia entre ellos y los tamaños de sus mercados, un patrón que se aplica a China y Corea del Norte. Geográficamente, comparten una larga frontera, lo que hace de China un socio natural, aunque no inevitable, para el comercio.

Como ejemplo, Corea del Norte también comparte una larga frontera con Corea del Sur, pero estos países casi no tienen comercio entre ellos. Además, Corea del Norte comparte una pequeña frontera con Rusia, con la que tiene poco comercio, aunque cada vez mayor. El gran mercado de China, la proximidad y, lo que es más importante, la voluntad de comerciar con Corea del Norte ha llevado a una situación en la que Corea del Norte se ha vuelto altamente dependiente del comercio con ese país.

Cerca de la mitad de las exportaciones e importaciones de Corea del Norte van directamente desde y hacia China, y la mayor parte del resto de su comercio es manejado indirectamente por intermediarios chinos. La dependencia de Corea del Norte de su vecino ha crecido de la mano del creciente dominio económico los chinos en Asia oriental, que ganó impulso hace 15 años cuando China se unió a la Organización Mundial del Comercio.

Desde entonces, tanto el producto interno bruto chino como su comercio anual con Corea del Norte han aumentado casi diez veces, a alrededor de 11 billones  de dólares, y 6.000 millones de dólares, respectivamente. Si China quisiera haría temblar a Corea del Norte ante la amenaza de perder el volumen de estos intercambios.

Sin embargo, los recientes acontecimientos, como el uso de firmas chinas para eludir las sanciones impuestas a Corea del Norte, y la renuencia de China a cortar el suministro de energía al país, han dado lugar a cierta incertidumbre sobre el grado de disponibilidad de China para frenar las ambiciones militares de Corea del Norte.

 

Rusia

China no es el único país con el que negocia Corea del Norte, aunque en la actualidad los países están pálidos en comparación. Entre los principales destinos de exportación figuran India (97,8 millones de dólares), Pakistán (43,1 millones de dólares) y Burkina Faso (32,8 millones de dólares).

En cuanto a las importaciones, India (108 millones de dólares), Rusia (78,3 millones de dólares) y Tailandia (73,8 millones de dólares), son los que actualmente venden más a Corea del Norte.

Rusia, en particular, pronto podría complicar los esfuerzos de Estados Unidos para aislar el régimen. Aunque todavía es pequeño, el comercio ruso con Corea del Norte aumentó un 73 por ciento en los dos primeros meses de 2017 en comparación con el mismo período del año anterior.

Pero mientras que China está legítimamente preocupada de que una crisis económica en Corea del Norte pueda llevar a una inundación de refugiados o a una guerra total, Rusia probablemente considera un compromiso con Corea del Norte en términos mucho más sencillos, como una forma adicional de obtener ventaja geopolítica con respecto a los Estados Unidos.

 

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía