Buscar

Un empate con muchas dudas

De la perfección en Málaga a la irregularidad en Rusia. Esta España dejó una estela de interrogantes en un partido (3-3) donde la defensa no cuajó.

Un empate con muchas dudas
Partido amistoso entre España y Rusia. / RRSS
Partido amistoso entre España y Rusia. / RRSS

Firma

Manolo Portillo

Manolo Portillo

Profesional del periodismo deportivo con más de 15 años de experiencia en medios de comunicación venezolanos. Escribe en MUNDIARIO. Twitter: @Manu524

Lopetegui falló. La fórmula mostró sus debilidades y la defensa fue la que pecó. Lo que comenzaba como una sinfonía, terminó como tonada desafinada de medianoche. Rusia sacó a relucir lo que puede pesar en el Mundial el año que viene. Así que la tarea es tomar correctivos de inmediatos y encausar la ruta.

La Roja comenzó bien. Muy parecida a lo que mostró en Málaga ante Costa Rica. Alba abrió el marcador al minuto nueve gracias a centro de Asensio. Hasta ese momento todo bien. Rusia dejaba recaditos y le decía a Lopetegui que no era como los centroamericanos y mandaba esporádicamente algunos aviso de lo que estaba por venir.

El partido se ponía parejo, España proseguía con el guión. La estrategia y estilo que están construyendo en la era Lopetegui. Sergio Ramos ponía las cosas 2-0, con penal y paradiha, un marcador que insinuaba, que a pesar de las respuestas rusas, parecía un partido cómodo, uno más del promedio.  Era el minuto 35.

Resumen del partido. / Youtube

 

De ahí en adelante el local se armó de valor y buscó cambiar el curso de las cosas, con un juego intenso que debilitaba de a poco a una defensa que dejaba huecos. Rusia en cinco minutos comenzaba con su espectáculo. Lo que venía, no era bueno.

El partido se desdibujaba para los hispanos. Un penal en el 53 quería maquillar la pizarra. Era engañoso, pues no era lo que reflejaba el partido.

La respuesta se cristalizó en 19 minutos y con dos dianas (en el 51’ y 70’) emparejaban las acciones, dejando a España semidesnuda en la cancha y toda herida por el empuje de un equipo que no desmayó en sus intenciones de hacer valer la casa y condición de organizador de la próxima Copa del Mundo.

Lopetegui debe analizar, estudiar y tomar los correctivos, para que esta película no se repita dentro de ocho meses.