Buscar

El Real Madrid continúa siendo el líder a pesar de ponerse en aprietos

Bajo una lluvia de respeto el Madrid venció por 2-1 a un Sporting bastante serio, que nada tuvo que ver con lo que muestra la tabla de posiciones.

El Real Madrid continúa siendo el líder a pesar de ponerse en aprietos
Cristiano Ronaldo. / realmadrid.com
Cristiano Ronaldo. / realmadrid.com

Firma

Armando Diéguez

Armando Diéguez

Periodista guatemalteco formado en Ciencia Política y Literatura. Escribe en MUNDIARIO.

Parecía que se jugaba en 1954, el uniforme del Madrid lució impecable, es decir blanco, pulcro. La iniciativa del club y de la marca Adidas de utilizar una camiseta confeccionada únicamente por plásticos del mar reciclado, es de aplaudir. La lluvia ayudó a difuminar las tan icónicas franjas y el patrocinio en la camiseta.

Parecía que sería un festival para el Madrid, pronto al minuto 3 un penal bien pitado sobre Lucas, hacía presagiar una goleada donde Cristiano le tomaría carrera a Messi. Al minuto 20 llegaba el 2-0 desde un centro de la izquierda patrocinado por Nacho, para que Cristiano con la complicidad de Amorebieta, marcase su segundo y último tanto de a tarde.

A partir de ese momento el Sporting se dedicó a jugar con el balón al pie. No podría esperarse menos de Abelardo habiendo estado al lado de Guardiola, Luis Enrique y compañía. Siempre buscando jugar de espaldas a las bandas, triangulando más de lo que al Bernabéu le gustaba, e incluso saliendo en combinación desde el fondo.

Pues bien, al 34′ llegó el premio para los asturianos tras una perdida de balón de Luka que bien supo capitalizar Carmona luego desde un centro por la izquierda. Bella definición, la calidad técnica con la que definió el gol es de sobra reconocida.

El Madrid, así como el cielo se hizo agua, y apostó durante toda la segunda parte por soltar el balón y esperar por un juego de golpe a golpe. A esto muy pocos equipos le pueden ganar al Madrid, sus contras son una estampida que el mismo Bernabéu mira con rubor cuando se producen.

Inteligente Abelardo, no permitió que su equipo se fuera en tromba por el empate. Mantuvo durante muchos minutos del segundo tiempo un control sobre el balón que parecía que iba a terminar en gol. Ya adentrado el partido, Nacho cometió una falta en el área que los madridistas acusaron de rigurosa por parte del colegiado.

A Cop, que se le notaba más que nervioso al querer sentir sus pulsaciones, mandó el balón por encima del arco, tan alto que fue casi un gol sobre el minuto 90. Faltando ya casi 15 minutos para el final el Madrid quiso abrazar el balón con ahínco, la entrada de Isco, leva días siendo ese jugador que todo técnico quisiera, refrescó mucho la media cancha, así con triangulaciones, dribles, y algún que otro exceso fue matando el tiempo.

Queda para remarcar el trabajo de Kovačić, la voluntad de Nacho y Vázquez a la hora de atacar, defender, correr, y de ensuciar la cara con tal que el escudo se mantenga inmaculado. El hambre de Cristiano lo ha vuelto a encumbrar en la pelea por el pichichi, y el desdén de James es algo que ya preocupa. Aptitud podrá tener el colombiano, pero la actitud (algo que se valora como nada en el seno del Madrid), es algo que no se puede inyectar.

Dejando a un lado el susto que vivió el Madrid, todo son buenas noticias. Hoy duermen a 7 puntos del Barcelona. La feliZidane sigue y quiere más.