Buscar

Inauguración de la exposición de Manuel Molina en su centenario

Una exposición que bien vale un centenario y que nos retrotrae a los años de posguerra de la cultura alicantina, digna de ser visitada, dedicada al poeta Manuel Molina, amigo de Miguel Hernández.

Inauguración de la exposición de Manuel Molina en su centenario
Panel de la exposición de Manuel Molina. / Palmeral
Panel de la exposición de Manuel Molina. / Palmeral

Firma

Ramón Palmeral

Ramón Palmeral

Escritor especializado en ensayos de investigación literaria. Ha publicado varios ensayos sobre Miguel Hernández. Dirigió la revista PERITO (Literario-Artístico), y actualmente, el blog Nuevo Impulso. También ha sido colaborador de varios medios como Alicante Press, Diario Información, Levante-EMV.

Dice el poeta Manuel Molina: “El momento de la poesía no pasará mientras haya injustica social”. Este es el texto de las palabras que aparecen en la fotocopia que nos dieron al entrar en la Sala Juan Francés de la 2º planta de la Sede de la Universidad de Alicante (Canalejas) situado en calle Ramón y Cajal, 4. La frase inicial de esta crónica corresponde a una entrevista personal que le hiciera a Molina, el periodista José F. Mulat, en “La Verdad: Sección literaria” de Alicante el 21 de septiembre de 1980; en cuyo subtítulo dice: “Para mí los hombres han valido más que las ideas”. Entre otros datos, comentaba Molina en la entrevista que, la política era para gente joven, y argumentaba en uno de los párrafos que tanto él como su padre pertenecieron al partido republicano de Manuel Azaña, que fue el Frente Popular, en cuyo ejército popular sirvió Molina como carabinero.

La exposición consiste en varios grandes paneles informativos con textos explicativos, fotografías tanto de amigos del poeta como  textos manuscritos; más varias vitrinas que muestran libros, documentos y manuscritos originales. Todo ello muy bien presentados, y que como la sala es semicircular bien iluminada resaltan y se pueden observar todos ellos en su conjunto. Los fondos pertenecen al legado de Molina, donado por sus herederos al Archivo de la Democracia de la Universidad de Alicnate, que es quien los ha cedido en colaboración con Cecilio Alonso y Francisco Moreno Sáez. Exposición muy cuidada que lleva el título: MANUEL MOLINA (1917-1990) EN SU CENTENARIO AMISTAD Y POESÍA.

El momento de la poesía no pasará mientras haya injustica social

En el eje central se situó el auditorio formado por unas 30 sillas de plástico blancas, frente estaba la mesa de la presentación en cuyo centro se sentó Jorge Olcina, director de la Sede la Universidad, que agradeció a los presente su asistencia, en número de un centenar y presentó a los comisarios de la exposición. Dio la palabra a Juana María Balsalobre, en representación del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, que excusó la presencia del José Ferrándiz director del dicho Instituto. La oradora dio gracias a los montadores de la exposición y lamentó que los catálogos no estuvieran hoy, sino la semana que viene, para mí es un error de progración, porque el público se queda sin ellos. Seguidamente y en tercer lugar habló el comisario de la muestra Cecilio Alonso, que dijo una palabras sobre el poeta Manuel Molina y sobre los colaboraciones de esta excelente muestra.

Este cronista saludó a conocidos de la vida cultural alicantina como los profesores y catedráticos como José Carlos Rovira, que en su juventud fue amigo personal del homenajeado, así como al azoriniano profesor Miguel Ángel Lozano Macos, que conoció a Molina, y además es un gran mironiano; así como que saludé al premiado poeta Antonio Gracia, que dirige el blog de poesía de  nombre existencialista: “Mientras mi vía fluye hacia la muerte”; por allí también Clemencia Molina (la hija de Manuel Molina) con la que conversé un buen rato sobre la impresión que me había llevado de la exposición. Vi a la pintura Elvira Pizano, nos saludamos que no pudimos hablar, ya que aquello estaba lleno de público.

Yo había subido en al ascenso a la sala de exposición con mi amigo Consuelo Giner, presidente de la Asociación Espejo de Alicante, de cuyo asociación soy antiguo socio. En la sala estaba esperándome la escritora y poeta Consuelo Jiménez de Cisneros, con la que había quedado para intercambiar mi libro “Hermenéutica de hombres a la deriva de Manuel Molina”, auto-publicado en Amazon, por un poemario suyo titulado “Aquella luz, aquellas sombras & 24 sonetos”, que leeré con gran avidez.

La exposición dedicada a Molina es digna de ser visitada por los amantes de la literatura y la cultura alicantina de posguerra y la Transición

Volviendo al tema de la exposición, porque hay que reconducir la crónica porque el detalles es el estilo como decía el gran maestros Azorín. El poeta homenajeado nació en la Oriola de Gabriel Miró el 28 de octubre de 1917, fue amigo personal de varios poetas como Miguel Hernández, Ramón Sijé, Carlos Fenoll y Jesús Poveda, con estos dos últimos estuvo en Madrid para visitar a Vicente Aleixandre. En esta exposición se muestran fotografías de casi todas sus amistades como el poeta Carlos Sahagún, Vicente Ramos, Santiago Moreno, Paco Salinas, Vicente Mojica, Jacinto López Gorgés, Juan Gil-Albdert o Camilo José Cela...,  los pintores Gastón Castelló, Pérez Pizarro

La exposición dedicada a Molina es digna de ser visitada por los amantes de la literatura y la cultura alicantina de posguerra y la Transición, teniendo en cuenta que falleció el 29 de diciembre de 1990. Pues Molina fue jurado de casi todos los premios de poesía de la época, formaba parte de las tertulias, y era socio del Ateneo alicantino.

Una muestra que permanecerá abierta al público hasta el 30 de noviembre del presente, después pasará itinerante a Orihuela, su pueblo natal. Contemplar la exposición por su riqueza documental es como transportarnos a un mundo etéreo del pasado, de nuestro pasado cercano. @mundiario