Buscar

Cómo encontrar en una frase una expresión de un mundo interior y exterior

Los humanos nos autodefinimos por frases cortas, máximas-eslóganes-axiomas-refranes-sentencias, como si fuesen fórmulas literarias para intentar entender comprender el mundo interior y exterior. Crear una cosmovisión.

Cómo encontrar en una frase una expresión de un mundo interior y exterior
El filósofo Griego Flavio Arriano.
El filósofo Griego Flavio Arriano.

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

Licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’ y escribe en MUNDIARIO.

No deberíamos olvidar, que nos movemos por multitud de factores: circunstancias, situaciones, intereses, pasiones, etc., pero también por ideas-conceptos, que se pueden resumir, en ideas-enunciados, en mayor o menor grado demostrados por el método científico, y el resto, en mayor o menor medida aceptados por tradición o por razonamientos, sean filosóficos, costumbres, etc. En definitiva, con unos cientos de ideas-conceptos-enunciados, no científicos, son parte de la forma que tenemos para ver-entrever multitud de campos, y con ese bagaje, más otros conocimientos científicos vamos pasando la vida-existencia. Nuestro pequeño o mediano o gran existir. Con una docena de frases-convicciones entiendes el mundo.

El de Portoplano respiró el aire de la calle, se dirigió a un cruce de líneas de la villa-ciudad-aldea-concejo-aledaño-barrio-anejo y en el silencio de la tarde empezó a pensar, debajo de un árbol, intentando centrar-concentrar algo del misterio-enigma del mundo y del hombre-mujer en unas palabras:

¿Existe el bien, existe el no bien, existe el mal, existe el no mal, existe el acto o pensamiento o deseo o palabras indiferente?

En el tiempo que existas sentirás muchos deseos, tendrás muchos pensamientos, realizarás muchos actos, verás a otros, hacer lo mismo. Solo te puedo aconsejar que tengas paciencia, contigo mismo y con los demás, y que no olvides el norte, no es lo mismo, jugar con un perro y darle una galleta, que pegarle una patada. Con el resto de actos sucede lo mismo.

Observas que tantos que tuvieron tanto poder, y fueron tan alabados, han sido olvidados. Pero sus nombres puede que hayan sido olvidados, pero sus acciones o palabras o deseos buenos o malos no han quedado sepultados por el olvido, todavía actúan de alguna manera en otros.

Sería muy triste, que a la persona que has tomado como mala o con mucha maldad, haya sido la persona, más bondadosa y buena, que al final, solo actúo en legítima defensa, con y por el mal menor o el bien mayor posible.

Todo ser humano tiene poder, mucho o poco, según situación y ámbito. Utilizar de forma correcta el poder, esta es la cuestión grave. No perder la racionalidad y la moralidad correcta en el uso del poder.

No te enfades con otro, cuándo estés enfadado contigo mismo.

No olvides que en un juicio hay que oír distintas partes, hay que reunir distintas pruebas, que el acusado tiene derecho a abogado defensor, y que no puede ser la misma persona, el que dicta sentencia, el juez, el reo, el abogado o abogados, los que ofrecen las pruebas, etc.

Toda ideología va mermando su presencia en el mundo y en el corazón de los hombres y mujeres, cuándo sus representantes escogidos de ella, tienen demasiadas contradicciones y debilidades, entre lo que dicen y lo que hacen. Da lo mismo ese sistema ideológico sea filosófico o secular o religioso o sociopolítico.

¿Están utilizando los casos de corrupción para cambiar el Estado o el Gobierno?

No quieras imponer tu pensamiento a la realidad, tu ideología a millones de personas, sino que tendrás que acordar y pactar con los pensamientos e ideologías de otras personas, al menos a nivel sociopolítico.

Casi todos los males en sociopolítica, empiezan, cuándo un bando impone sus tesis al resto, sin negociar, sin pactar, sin esperar el tiempo, o cuándo un bando o una ideología se impone como un gran experimento, habiendo dicho experimento sociopolítico fracasado en décadas anteriores, en otros territorios y Estados.

Es muy peligroso, proyectarse negativamente en algo, sea en una persona, sea en un colectivo, sea en un estrato social.

De existir estratos sociales o clases sociales, ninguna tiene todo lo bueno y toda la bondad, ninguna todo lo malo, ni toda la maldad. La sociedad es pactar intereses de todas las clases sociales.

Encerrarse en el no o en el sí, no es tener más personalidad o más carácter, sino solo encerrarse en el no o en el sí.

Todo el mundo, es avanzado, solo en algunos temas o en algunos terrenos, en los demás, es atrasado y en el mejor de los casos tradicional o de la mayoría.

No podemos saber mucho de todo, pero la vida-existencia-sociedad-realidad te obliga a saber algo de casi todo, o un mínimo de casi todo, y un mucho sobre algo, para así poder vivir-existir-sobrevivir en las espirales-laberintos del vivir.

Intenta no engañarte a ti mismo.

Cuánto debes ocuparte y preocuparte por el presente y por el futuro y por el pasado.

Si me encontrase con Sócrates o Montaigne o Platón o Kant que le preguntaría, o qué me habrían permitido que les preguntase. Pero quién será hoy el Montaigne o Sócrates o Platón que están respirando el mismo aire de mi presente.

Al fin de cuentas, los coetáneos de Sócrates, la inmensa mayoría, ni siquiera sus grandes discípulos, posiblemente pensarían que dos milenios y medio después sería aún recordado.

El de Portoplano, dejó la sombra del arbolado, y de esa encrucijada de calle, sinónimo de vida. Y se marchó hacia su casa para escribir el sueño de la noche.