Buscar

Comida de Navidad de Espejo de Alicante

Una comida de hermandad tradicional que repite EDA desde hace 14 años, que agrupa a un selecto grupo de pintores, poetas, músicos e intelectuales alicantinos

Comida de Navidad de Espejo de Alicante
Grupo de comensales.  / Ramón Palmeral
Grupo de comensales. / Ramón Palmeral

Firma

Ramón Palmeral

Ramón Palmeral

Escritor especializado en ensayos de investigación literaria. Ha publicado varios ensayos sobre Miguel Hernández. Dirigió la revista PERITO (Literario-Artístico), y actualmente, el blog Nuevo Impulso. También ha sido colaborador de varios medios como Alicante Press, Diario Información, Levante-EMV.

Espejo de Alicante es una asociación alicantina cultural privada que ya lleva 14 años celebrando su tradicional comida de Navidad. Este año se ha celebrado en el Casino Mediterráneo, situado en la zona de ocio del puerto de Alicante, donde hemos asistido unos 150 socios.

Se inició a las 14.15 horas con una palabras de bienvenida de nuestra presidenta Consuelo Giner Tormo, una mujer activa y bien relacionada que consigue realizar, anualmente, cientos de actividades de todo tipo, desde postulaciones de la Cruz Roja, ediciones de libros, exposiciones de pintura, recitales poéticos, musicales, conferencias y actividades lúdico viajeras; porque en realidad esta asociación es un gran hermandad de amigos integrados en la intertextualidad de actividades culturales. Al lado de una gran mujer siempre hay un gran hombre, en este caso, Consuelo cuenta con su esposo Paco Burló, gran gestor y coordinador, y a la vez, apoyado por gran un equipo de vocales, tesorero y fotógrafos como Franchi, que nunca falla un disparo de flash en el momento preciso.

A la entrada se obsequió a cada uno de los comensales  con una bolsa de regalo con caramelos y una botella de cava patrocinada por Bodegas Bocopa, cooperativa vinícola alicantina de gran prestigio y calidad de sus variados productos con denominación de origen. Como compañeros de mesa numero 2 nos tocó a Alejo Ramón y Paco Gallego, y a sus respectivas esposas las pintoras: Juana López y Carmen Jaén, y como conversadora a mi izquierda a mi esposa Julia Hidalgo. En la citada mesa 2 estaban: Eduardo y pareja, José Antonio Sogor y pareja, Bego y pareja, una socia, y Elena de la Romana con Franchi. Por otras mesas estaban otros socios que no voy a nombrar para no caer en omisiones por cuestiones de principios.

La comida fue servida por un equipo de camareros muy profesionales, que abrió con un “Timbal de cangrejo y gambas con tomate raff y huevas de salmón”, servido con vino blanco Alone de  Bocopa y tinto. El segundo de entrantes consistió en “Milhojas de bacalao con cebolla caramelizada y aroma de jengibre”. Luego como plato principal a elegir entra carrillada glaseada con patatas a la crema o bien bacalao con salsa. Postre de tarta de tiramisú de chocolate. A los postres se la añadió los típicos dulce de navidad de mantecados, rosco y turrón blanco alicantino de Jijona. Todo ello amenizado con copa larga de cava alicantino de Bodegas Bocopa, estos han obtenido la medalla de plata en el prestigioso concurso internacional de vinos que tuvo lugar en Lyon, en Francia: Marina Espumante Brut, Laudum Crianza 2009, Marqués de Alicante 2012, Laudum Rosado 2013 y Don Mantillón 2013.

Tras la comida vinieron los cafés y las infusiones al gusto, y una larga plática.

El sorteo de los regalos no pudieron faltar en estas comidas, un cuadro llamado “Lazos” de Palmeral le tocó a una socia de Espejo. El libro Robinsón por Alicante a la pintora Suny Fernández; el libro Perito en Pecados a Fermín, poeta y coordinador de pintura. También se sortearon macetas de flores rojas Pascua (se llama Poisentia, Euphorbia pulcherrima o Poinsettia, y es originaria de México y que no suelen sobrevivir a la Navidad), y caja de ricas uvas del Vinalopó, las ideales es para esta época invernal cridas en parrales dentro de bolsas de papel.

Tras los sorteos llegó a la hora del baile, para rebajar un poco el exceso de comida, pues todos estábamos saciados y es necesario bajar los excesos con el ejercicio y la música. Y algunos metidos en años abrimos puertas y machamos con la despidas habituales para volver a vernos pronto. El resultado es que nos fuimos con un gran recuerdo y con deseos de que Dios nos dé salud para repetir todos juntos, el próximo año.