Buscar

Anny Peterson destaca en el género de la Romántica con La droga más dura

El auge de la novela romántica, tanto en papel como en digital, permite destacar a voces como Anny Peterson con una novela que destaca por su calidad frente al resto.

Anny Peterson destaca en el género de la Romántica con La droga más dura
Cartel de promoción. / Lady Fucsia
Cartel de promoción. / Lady Fucsia

Firma

Manuel García Pérez

Manuel García Pérez

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia y licenciado en Antropología por la UNED, Premio Nacional Fin de Carrera, fue coordinador del área de Sociedad y Cultura de MUNDIARIO. Docente, investigador y escritor de narrativa juvenil, su última obra es el poemario Luz de los escombros. Actualmente es columnista y crítico de MUNDIARIO.

Cuando uno se acerca a Amazon, descubre que el género de la Romántica destaca por encima de todos en cuanto a número de lectores y de ventas. En papel, está sucediendo algo parecido con escritoras como Megan Maxwell o la propia Elisabeth Benavent.

Me descargo hace unas semanas "La droga más dura", de una tal Anny Peterson –booktrailer: https://youtu.be/tp452kRhKq0–, y me llevo una grata sorpresa al comprobar que estoy ante una novela que, sin abandonar los vicios del género, destaca por una intencionalidad literaria más que significativa.

La historia comprende varias relaciones de pareja teniendo como telón de fondo las frecuentes violaciones que sufren algunas modelos de pasarela que han sido contratadas por la misma agencia. ¿Por qué me gusta Anny Peterson? Porque, a diferencia de otras escritoras de Romántica y Erótica que conozco bien y sobre las que he escrito varias veces, Peterson usa la ironía con mucha inteligencia y se detiene en dotar de calidad descriptiva a situaciones y personajes.

Generalmente, la literatura de Amazon destaca por su falta de calidad, aunque, como he indicado más de una vez, es una característica que los lectores agradecen y aprueban. La lectura en digital necesita ritmo y velocidad y la literatura en digital lo consigue. Peterson es buena porque añade complejidad psicológica a sus personajes que se definen por su fuerte carácter y por una necesidad de amar que vamos descubriendo poco a poco. Anny no renuncia a los patrones clásicos del melodrama; le gusta que sus personajes se enamoren y sientan una atracción física que acaba entre sábanas, pero arriesga con el tema de la homosexualidad e introduce algo del género policíaco dentro de una historia de amor y de desamor con varios personajes al mismo tiempo. Y esto no es fácil. 

Leemos en la sinopsis realizada por la autora para Amazon: "Seis personas. Una misión contrarreloj. ¿Descubrirán al culpable sin caer en la droga más dura? Jorge es policía. Vive con Naia. Investiga un caso de violación con drogas amnésicas en la agencia de modelos donde ella trabaja. Naia está colada por su jefe, Axel, pero él no es libre.

Zoe odia a Leo. Leo odia a Zoe. Y nadie sabe por qué, pero el destino insiste en juntarles una y otra vez. César es un superdotado antisocial acorralado por una insólita atracción sexual hacia el inspector que investiga en su empresa. Nadie estará a salvo de convertirse en un adicto a... la droga más dura".

La influencia de Benavent es inconfundible por ese manejo de la ironía, por los pensamientos llenos de humor y picardía que leemos a veces y por esa continua interacción de los personajes que vamos construyendo poco a poco según leemos diálogos y secuencias. No hay nada dicho desde el principio y nada es lo que parece a lo largo de los dos libros de "La droga más dura". Me gusta leer Romántica y Erótica. Y no me sorprende la fidelidad de tantos lectores a este género dentro de una sociedad que, para superar las putadas de la vida, necesita leer estas novelas. Mejor o peor escritas, sencillamente entretienen.