Buscar

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (XVIII)

La peregrinación no quedaría completa si no visitamos en Padrón los lugares relacionados con la llegada del Apóstol, su predicación y la llegada del cuerpo del cuerpo a enterrar.

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (XVIII)
El Pedrón, donde se amarró la barca del Apóstol.
El Pedrón, donde se amarró la barca del Apóstol.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

Economista. Colaborador y analista económico de MUNDIARIO.

1-Padrón. El Apóstol Santiago llegó hasta Iria Flavia, hoy Padrón, importante puerto romano de la época, para predicar el Evangelio. Luego sus discípulos trajeron su cuerpo para ser enterrado.

Desde la Edad Media, muchos peregrinos terminan la peregrinación en estos lugares. Aimeric Picaud en su célebre libro “Códice Calixtinus” (verdadera guía del peregrino medieval) cita a Padrón. Los peregrinos llegaban hasta allí para ver los lugares relacionados con el Apóstol.

Padrón está muy cerca de Santiago, solo a veintidós kilómetros, los peregrinos viajan en autobús o ferrocarril a esta la villa.

Visitan los vestigios ligados al apóstol. Comienza por su monumento más representativo el “Pedrón”. Se tratas de una columna de piedra, posible fuste de una estatua dedicada a Augusto, lugar de amarre de la barca cuando llegó a Porto, puerto de Iria Flavia con los restos del discípulo de Cristo. En su día la columna se trasladó bajo el altar mayor de la iglesia parroquial de Padrón Es un monumento muy querido y abrazado por los peregrinos medievales.

En la Iglesia de Padrón antiguamente los peregrinos subían por unas escaleras al lado del altar Mayor hasta llegar a la imagen del Apóstol. Había la tradición de colocarse la corona del Apóstol en la cabeza, algunos peregrinos pasaban la noche en la iglesia en un espacio enrejado de madera en la nave central.

Se visita posteriormente el “Santiaguiño do Monte”, se cruza el puente sobre el río Sar, y los peregrinos suben las escaleras de la Trabanca hacia la cima.

Anécdota. Las escaleras de piedra forman un Vía Crucis con descansos en cada estación. Antiguamente los peregrinos subían de rodillas rezando en cada descansillo.

El santiaguiño es el lugar donde Iacob predicó, cuna Jacobea, un alegre espacio abierto, rodeado de árboles, vemos la pequeña ermita dedicada a Santiago, la fuente que hizo brotar agua al golpear la roca con su bordón, bebemos el agua cristalina y fresca, como se hace desde generaciones. A la izquierda están las seis grandes rocas de granito unas encima de otras, allí predicó Santiago desde la piedra en forma de altar.

Entre las rocas hay diversos huecos que la leyenda señala como puertas del Cielo, Infierno y Purgatorio. La leyenda decía que había que pasar de vivo para no tener que hacerlo el alma.

Algunos peregrinos se llegan hasta el actual Puentecesures, antiguo Porto de Iria Flavia, lugar donde recaló la barca del Apóstol.

La última visita es a la Iglesia de Santa María de Adina, en Iria Flavia. La leyenda dice que la primitiva fue fundada por el Apóstol antes de partir hacia Zaragoza. Primera iglesia dedicada a la Virgen en España.

Padrón, antigua Iria Flavia, era sede episcopal desde los tiempos del Apóstol. En el año 813 el obispo iriense Teodomiro descubre el cuerpo de Santiago en tierras de la sede de Iria, allí nace Compostela, campo de la estrella. Teodomiro vive en el  lugar y, posteriormente, en el año 1095, la sede episcopal es trasladada. Compostela y Padrón forman parte de la unidad jacobea de Iria Flavia, unidas también por el Camino Francés que termina en Padrón.

Mientras se vuelve a Santiago se recita el dicho popular de Padrón:

 

                                           ¡¡¡ Quen vai a Santiago,

                                           E non vai a Padrón,

                                           Ou faz romería ou non !!!

 

(Final). @mundiario