Buscar

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (XIV)

La construcción de un pantano sumergió los barrios de Portomarin: San Pedro a la izquierda y San Nicolás a la derecha unidos por un puente del siglo II.

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (XIV)
Portomarin.
Portomarin.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

Economista. Colaborador y analista económico de MUNDIARIO.

Nuevo capítulo –el XIV– de la serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia. El puente de Portomarín fue destruido en 1112 por doña Urraca y el conde de Traba en su lucha contra el esposo de doña Urraca Alfonso II el Batallador. Fue restaurado por Pedro Peregrino el año 1120, Puente Miña le llamaba Aimeric Picaud en el siglo XII. Medía 150 metros de largo con cuatro arcos. En el siglo XV se le conoce con el nombre de Ponten Marinum.

En 1801 se desbordó el Miño destruyendo parte del puente. En 1830 se construyó otro que se ve sumergido debajo y parale­lo al actual que presta servicio desde la construcción del embalse, lo que provocó además el traslado del pueblo desde el primitivo emplazamiento a la ladera donde se encuentra actual­mente.

El pantano se cruza sobre ese moderno, largo y elevado puente, al final, justo enfrente, el camino continúa por una empinada escalera de 47 peldaños hasta la ermita de nuestra señora de las Nieves. El nuevo pueblo es de reciente construc­ción, conservando en alguna de sus zonas el aspecto medieval del antiguo, del que se trasladaron piedra a piedra los prin­cipales  monumentos, quedando bajo las aguas las casas menos importantes.

El monumento principal destaca encima del pueblo, La Iglesia de San Nicolás, un monumental templo-fortaleza del siglo XIII de la orden de San Juan de Jerusalén, estilo romá­nico de transición.

La portada es de la escuela del maestro Mateo, presentan­do en la elevada fachada un rosetón calado de cinco metros de diámetro. Se remata con dos torreones coronados con hileras de almenas.

La portada es de granito, con tres arquivoltas. En el tímpano, los 24 ancianos del apocalipsis rodeando a Cristo en majestad. En el exterior contrafuertes y ábside semicircular. El interior de una sola nave es grande, posiblemente decorado por el maestro Mateo.

Otro monumento trasladado es La Iglesia de San Pedro, enfrente de la anterior en el medio del pueblo. Porta­da de tres arquivoltas del año 1182. También se trasladaron El Palacio del Conde de la Maza siglo XVI y El Palacio de Berbetoros del siglo XVII produciendo un entorno medieval.

Palas do Rei. Llamado en el Códice Calixtinus, Pallatium Regis por localizarse en el lugar el palacio del Rey Witiza, rival al poder del padre del rey asturiano don Rodrigo y a este mismo.

El principal monumento es La Iglesia Parroquial de San Tirso, románica del siglo XII, en la portada destacan las dos arquivoltas que descansan sobre capiteles de hojas.

En el centro del pueblo  una fuente representa el monu­mento al peregrino.

Según Aimeric Pinaud, aquí se termina la etapa nº 12, empezando la decimotercera y última, de 64kms. hasta Santiago, aunque la etapa durase varios días. Los peregrinos se reunían en el Campo dos Romeiros para seguir juntos hacia Santiago.

El municipio de Palas do Rei discurre entre los ríos Miño y Ulla, es comarca agrícola y ganadera, de valles fértiles y riqueza forestal de rápido crecimiento. En la zona se une el camino del Norte, continuando juntos hasta Santiago. Es buena comarca en casonas, pazos medievales y castillos.

Melide. Pueblo de origen romano repoblado por el rey Alfonso IX de León y Galicia. Es el centro geográfico de Galicia, zona agrícola y ganadera. Melide tuvo importancia en el siglo XIV como lugar de descanso de peregrinos, es comarca abundante en castros cel­tas, se han clasificado 50 (uno en la ciudad) y mámoas, enterramiento antiguo. Se puede visitar su museo etnográfico "A Terra de Melide", presentando la historia de la comarca y su arqueología.

En este lugar, Suarez de Deza entregó las llaves de los castillos de la Mitra Compostelana al nuevo arzobispo Beren­guel de Landoira, excepto el de la fortaleza de la Catedral de Santiago que retuvo. Después de muchas peripecias, el arzobis­po, refugiado en el castillo de la Rocha cerca de Santiago, ordenó matar al noble Suarez de Deza, partidario de los burgueses enfrentados al poder feudal del arzobispo.

El recorrido por Melide discurre por el campo de San Roque, donde se admira "La Iglesia de San Pedro", con bella portada románica, con tres arquivoltas, muy conseguida. A su lado el octavo cruceiro del recorrido. Según Alfonso R. Caste­lao es del siglo XIV, el más antiguo de Galicia. Representa a Cristo en Majestad en un lado y Cristo en la cruz en el otro.

Un poco más adelante se encuentra "La Iglesia de Sancti Spiritus", perteneciente al hospital que existía al lado en el año 1375. Es románica de transición, siglo XIV.

Ya en el centro de la ciudad están La Capilla del Car­men, el cementerio y el Ayuntamiento, antiguo Pazo de Cor­beira, con buena fachada de granito, a su lado capilla barro­ca del XVIII.

 

(Continuará.)