Buscar

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (IV)

Los pueblos primitivos de Europa miraban al cielo y veían la Vía Láctea, un camino de estrellas que marcaba un final. Muchos siguieron El Camino hasta Finisterrae.

Serie sobre el Camino Francés del Camino de Santiago a través de Galicia (IV)
Definición de la Vía Láctea.
Definición de la Vía Láctea.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

Economista. Colaborador y analista económico de MUNDIARIO.

Como hemos visto, la peregrinación del Camino de Santiago no es cosa de épocas recientes. Los pueblos primitivos llegaron para ver el final del camino de las estrellas. Los celtas situaban en Finisterre el punto de embarque para el otro mundo. Los fenicios establecie­ron el Ara Solis. Los romanos llegaron para ver "El Lugar donde el Sol tenía su casa".

Los primeros peregrinos llegan de Francia, se les llama francos, nombre que posteriormente se aplica a todos los peregrinos. Se fue extendiendo la voz de que ocurrían prodi­gios curativos, llegando muchos peregrinos, a pesar de la guerra con los árabes. Realizan la peregrinación para afirmar la Fe, como perdón de los pecados a través de la penitencia y para dar gracias por la ayuda contra el Islam.

El primer peregrino del que se tiene constancia escrita, fue Gotescalco, obispo de Le Puy, que llegó a Santiago el año 950.

El Papa desea unificar la Liturgia Sagrada en todos los países católicos contando con el apoyo de la Abadía de Cluny en Borgoña. Los abades de Cluny, Hugo y Pedro el Venerable, estuvieron ligados a Santiago, sin embargo detrás estaba la política de Borgoña.

El Rey Alfonso VI de Castilla, casado con Constanza de Borgoña, apoya a la abadía de Cluny. La abadía ve el proyecto del Camino, protegiendo y popularizando éste, introduciéndose en España en 1070 con el poder político de Alfonso VI y Constanza.

El rey de Navarra Sancho el Mayor orienta el camino, que une los reinos cristianos contra los árabes, haciendo de Frontera contra el Islam y defendiendo el tráfico de peregrinos. Alfonso VI y Sancho Ramírez fijan un recorrido sobre el terreno ganado al Islam.

Las ciudades se desarrollan crean­do una ruta entre Europa y los reinos de España. Nace la burguesía, creándose en las ciudades los barrios de Francos, como en Pamplona, Logroño y León, o la rúa do Franco en Compostela. Comerciantes y constructores recorren también el Camino.

Desde Europa los peregrinos se orientan por el camino señalado en el cielo durante la noche, el camino de las estre­llas, la Vía Láctea con una extensión de cien mil años luz, tiempo que tarda la luz en llegar del inicio al final.

Aimeric Picaud el año 1130 escribe el Codex Calixtinus, considerada como la primera guía del peregrino, son 225 folios manuscritos en cinco tomos. Describiendo el V, el recorrido desde Europa a Santiago. Aimeric peregrinó en el año 1123, era párroco de Parthenay-le-Vieux. Desde los pirineos dividió el camino en 13 etapas que no coincide con 13 días.

Se puede considerar la primera guía del peregrino. Va describiendo los distintos lugares por donde pasa, tanto los pueblos como sus gentes, comidas, vinos etc. Trata muy mal al pueblo navarro y bien al gallego.

Los reyes castellano y navarro, junto a la Abadía de Cluny y al papa Calixto II, dan a conocer el camino, surgen entonces pobla­ciones, hospitales, iglesias, monasterios, puentes u hostales, para atender a los peregrinos.

Doña Urraca, hija de Alfonso VI se casa con don Raimundo de Borgoña. En 1179 el Papa Calixto II, procedente de la Abadía de Cluny y hermano de don Raimundo, instituye el Año Santo Compostelano.

El Codex Calistinus, depositado en la Catedral de Santiago, fue robado hace años por un trabajador de la catedral y afortunadamente recuperado por la policía.

(Continuará).